Inicio Revista Mira cómo dibuja tu hijo, y sabrás cómo es

Mira cómo dibuja tu hijo, y sabrás cómo es

0
Mira cómo dibuja tu hijo, y sabrás cómo es

Seguro que a tus hijos les encanta dibujar y colorear. Les entretiene un montón, y aunque sean muy pequeños y sólo hagan trazos sin sentido, con esas líneas están expresando todo lo que pasa por sus cabezas, dando rienda suelta  a su imaginación y mostrando cómo ven el mundo que les rodea.

En este post te damos unas cuantas claves para que puedas interpretar los dibujos que hacen tus hijos. Es fascinante ver cómo dibujan, pero si además sabemos cómo entienden su entorno habitual, resulta más interesante aún…eso sí, sin volvernos locos.

Mira cómo dibujan tus hijos y sabrás lo inteligentes que serán

1.- Presión del trazo: el simple hecho de que nuestro hijo apriete mucho con la punta del lapicero o no, nos demuestra si es un bebé tímido, sentimental o impresionable, si hace trazos ligeros, o con fuerte carácter, si presiona mucho sobre el papel.

2.- Superficie que usa: si el niño ocupa todo el espacio del que dispone, es decir, la hoja completa, para realizar su dibujo, muestra que se siente seguro, y al contrario, si sólo ocupa una esquina o un área pequeña, ya que denota miedo o inseguridad.

3.- Orden del dibujo: Lo primero que dibuja el pequeño es lo más importante para él. Si quiere ser futbolista, dibujará antes la figura del jugador y posteriormente el campo, es decir, las cosas secundarias o de menos importancia, las deja para el final.

4.-Nivel de detalle: Lo que más le gusta a nuestro hijo será lo que más tiempo le lleve dibujar. Así veremos cómo dibuja estupendamente a su profesora, si le gusta, con todo lujo de detalles: pendientes, bolso, etc… y sin apenas detallar a compañeros de clase que representa con trazos básicos.

5.- Tonalidades de color: Los colores vivos son importantes, porque denotan alegría y optimismo, mientras que los oscuros, o el color negro como dominante, demuestran que es un niño negativo –salvo que tenga sentido pintarlo oscuro porque sea su color natural, claro.- Si son colores suaves, nos enseñan un carácter relajado y equilibrado, frente a un niño que use tonos muy estridentes, que es más impulsivo o quiere llamar la atención.

6.- Variedad del color: Si el niño emplea muchos colores en sus dibujos, suele tratarse de una mente creativa e inquieta, mientras que el uso de un único color en un mismo dibujo denota pereza y falta de motivación.

7.- Omisión de elementos: Si el niño omite elementos del dibujo que tendrían que aparecer, o dejar sin terminar detalles de alguna parte del dibujo, demuestra que no le da importancia a esa parte y por tanto da igual que no aparezca o que no importa no terminarlo porque carece de valor para él.

8.- Tamaño de los elementos: El tamaño desproporcionado de algunos objetos frente a otros, resulta también curioso. Así podemos encontrar una flor más o igual de grande que un árbol o un coche mayor que una casa, lo que viene a decirnos que les gustan mucho las flores y los coches, respectivamente.

9.- Corrección de errores: Si el niño borra a menudo durante la realización de su pequeña obra de arte, denota inseguridad o perfeccionismo, y si, aun estando mal el dibujo, lo deja, denota falta de interés o que es un niño que tiene una autoestima muy alta.

10.- No todos los días son iguales: Todos los puntos anteriores no determinan el carácter de nuestro hijo, ni mucho menos, pero sí suele coincidir bastante con la realidad, aunque en ocasiones podemos pillarle con un mal día y hace dibujos fuera de lo habitual en él, sólo porque está expresando su enfado o para llamar nuestra atención.

Ahora ya sabéis algo más sobre cómo interpretar los dibujos que hacen los más pequeños de la casa, pero en unas semanas daremos continuidad a este post con una segunda parte para completar aspectos que seguro también os pueden interesar a los papás.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here