Antes de comenzar a indicar una serie de ejercicios que pueden ayudar a mejorar y en algunos casos solventar el tipo de pie plano que presenta nuestro hijo, es importante recalcar que absolutamente todos los bebés nacen con el pie plano, el motivo no es otro que la falta del arco en la planta de los pies al nacer.

Este arco en la planta de los pies se termina de formar entre los dos a cuatros años de edad.

Conexiones articulares flojas y grasa formada al rededor de los huesos del pié pueden ser los causantes de los pies planos en nuestros niños. El niño al pararse puede aplanar el arco formado en la planta de sus pies.

Otro de los factores que puede favorecer la aparición del pie plano es el sobrepeso en el niño, el aplastamiento plantar se produce por el exceso de peso y esto puede además favorecer a otros problemas secundarios como el genu valgo o rodillas en X.

Un constante dolor en el pie o el tobillo del niño es un indicio más que suficiente para llevar a su hijo al médico. En algunos casos, los niños también pueden presentar síntomas como dolor en el talón o el arco mientras está caminando o corriendo. Un especialista será el encargado de encontrar el verdadero problema del dolor de su hijo; hay casos en que el problema puede deberse a problemas en la rodilla o alguna región de la cadera.

Ejercicios de ayuda para niños con pies planos

  • Caminar apoyando el peso del cuerpo en los costados externos del pie, esto ayudará a fortalecer los músculos de las piernas, pies y tobillos. Intentar que este ejercicio sea parte de algún juego para que sea divertido y no altere la vida cotidiana del pequeño.
  • Sentarse y extender las rodillas durante un lapso de tres a cinco minutos, luego volver a recogerlas pegadas al pecho y volver nuevamente a extenderlas; realizar entre 15 y 20 minutos diarios.
  • Caminar descalzo de puntillas y usando el talón sobre arena; esto permitirá al pie (planta del pie) comenzar a tomar formas curvas y ayudar a la formación del arco en la planta de los pies.
  • Utilizar los pies para recoger objetos pequeños como bolígrafos, lápices, tapas (chapas) de botellas o frascos, etc. Este ejercicio (juego) puede ayudar a todas las articulaciones de los huesos del pie y a la formación del arco en la planta de los pies.
  • Subiendo escaleras se pueden fortalecer sus piernas y debido a su pequeño tamaño el niño tendrá que apoyar la parte interior de su pie para intentar darse más impulso en la subida.
  • Los ligamentos del pie se pueden fortalecer saltando, es un buen ejercicio divertido y que nos puede ser de  utilidad.
  • Algunos expertos recomiendan que el niño juegue con un triciclo. Esto ayudará a que el niño apoye la punta de sus pies sobre los pedales y tenga que hacer fuerza para poder impulsar el triciclo.

Algunos consejos extra

  • Una buena forma de ayudar a la formación del arco en la planta de los pies es sin duda caminar descalzo, esto facilita el constante movimiento del pie y una mayor facilidad al movimiento de los dedos y demás articulaciones.
  • No intentes hacer que tu hijo camine a la fuerza, deja que lo haga a su tiempo y ritmo. Intentar ayudar y exigir al bebé parándolo para que camine puede resultar en algunos casos perjudicial si se hace antes de tiempo.
  • Para ver un video sobre pies planos :

Eligiendo el zapato adecuado para nuestro hijo

Es importante acotar que el uso de zapatos ortopédicos es un debate constante entre los expertos en la materia, muchos no dan fiabilidad a que su uso pueda ayudar a mejorar el problema de pies planos.

Fuera de todo este debate, en términos generales debemos tener en cuenta que los zapatos que deben usar nuestros hijos deben ser aquellos calzados que se ajusten a la forma del pie; que posean flexibilidad para que puedan permitir la movilidad constante y adecuada. Si se puede evitar el uso de tacones en el calzado de nuestros hijos sería un punto a favor nuestro.

La comodidad está sobre todas las cosas a la hora de elegir un calzado para nuestros hijos, evitemos incluso zapatillas super acolchadas que compriman el pie de nuestros hijos y le dejen sin su movilidad habitual.

Un calzado liviano permite que nuestro niño pueda moverse con mayor soltura y eficiencia. Además debemos tener muy en cuenta el sistema de ventilación del calzado para que evapore la humedad.

Un punto no menos importante es la adherencia de la suela del zapato o zapatilla, esto permitirá un mejor agarre y control sobre todas las actividades relacionadas con el caminar.

Leave a comment