Las drogas son un grave problema en la salud y en la vida de gran cantidad de personas. Durante el embarazo las mujeres deben cuidar su salud por su bien y el del futuro bebé, consumir drogas mientras se está embarazada es algo que nunca se debe hacer. Es muy importante dejar de fumar antes del embarazo, pues la nicotina es un veneno para el bebé y le puede causar perjuicios a largo plazo.

Cualquier otra droga es mala, el alcohol pasa a través de la madre en la sangre al bebe y en grandes cantidades es completamente perjudicial. El consumo de otras drogas durante el embarazo es muy negativo, cocaína, opiáceos, drogas sintéticas, cannabis, etc. pueden provocar  anomalías diversas en el desarrollo del embrión humano.

Riesgos de consumir marihuana durante el embarazo


La marihuana es la droga ilícita de consumo más frecuente entre las mujeres en edad fértil en muchas regiones del mundo.  Algunos estudios sugieren que el consumo de marihuana durante el embarazo puede retrasar el crecimiento del feto y reducir ligeramente la duración del embarazo (con un posible aumento del riesgo de parto prematuro). Estos efectos se observan principalmente en las mujeres que consumen marihuana regularmente (seis o más veces por semana).

Después del parto, algunos bebés que estuvieron regularmente expuestos a marihuana antes de nacer presentan síntomas de dependencia, como llanto y temblor excesivos. Estos bebés presentan dificultades con la regulación de estados (la capacidad de adaptarse fácilmente al tacto y a cambios en su entorno), son más sensibles a la estimulación y tienen patrones de sueño deficientes.

Las parejas que tienen pensado tener un bebé también deben tener en cuenta que la marihuana puede reducir la fertilidad tanto en el hombre como en la mujer, lo cual dificulta la concepción.

Posibles efectos

  • Los efectos de las drogas en el feto y el recién nacido dependen del tipo de droga que consume la madre.
  • Con el consumo de marihuana se asocian el retraso del crecimiento del feto, el embarazo prematuro, y la excesiva dependencia, llantos y temblor en los bebés.
  • Los fetos expuestos al éxtasis, metanfetamina (cristal) y otras anfetaminas tienen tres veces más posibilidades que los fetos no expuestos a no completar su desarrollo antes de nacer, pueden también nacer antes de término y tener ciertos defectos congénitos como labio leporino, problemas cardiacos, etc.

Uso de Farmacos

De la madre, al feto:
Los fármacos pasan de la madre al feto principalmente a través de la placenta, del mismo modo que pasan los nutrientes para el crecimiento y el desarrollo fetal. Ya en la placenta, fármacos y nutrientes atraviesan la delgada membrana que separa la sangre materna de la fetal.

Los fármacos pueden afectar al feto de varias formas:

  • Actuando directamente sobre el feto y causando lesiones, desarrollo anormal o muerte.
  • Alterando la función de la placenta, estrechando los vasos sanguíneos y reduciendo el intercambio de oxígeno y nutrientes entre el feto y la madre.
  • Provocando la contracción de los músculos del útero y lesionando así indirectamente al feto al reducir la cantidad de sangre que recibe.

Efectos adversos del consumo de fármacos

Los efectos adversos de los fármacos durante el embarazo dependen de la edad del feto y de la naturaleza, potencia y dosis del fármaco. Tomados en los 17 días inmediatamente posteriores a la fecundación, algunos medicamentos pueden causar la muerte del embrión o no afectarlo en absoluto.

Finalmente, los fármacos administrados después de que el desarrollo de los órganos se ha completado, probablemente no causarán anomalías congénitas evidentes, pero sí podrán alterar el crecimiento y función de órganos y tejidos.

Leave a comment