El colesterol es una sustancia que el cuerpo necesita para su normal funcionamiento. De hecho es esencial para la vida.

El colesterol forma parte de la membrana celular (cubierta o envoltorio de las células), de muchas hormonas que regulan el funcionamiento del organismo y de los ácidos biliares que forman parte de la bilis que nos permite digerir las grasas, por mencionar sólo algunos ejemplos. Sin colesterol no podríamos vivir. Pero un exceso de colesterol puede ser perjudicial. El exceso de colesterol en sangre aumenta el riesgo de padecer infarto cardíaco o angina de pecho y otros problemas vasculares.

El colesterol aparentemente actúa durante el periodo neonatal como nutriente y como factor de activación del metabolismo hepático. La leche humana contiene cantidades importantes de colesterol, en cambio las fórmulas infantiles artificiales no. 

Es razonable esperar que en un futuro se adicione colesterol a las fórmulas artificiales, tanto por sus efectos nutricionales como sobre el desarrollo psicomotor. 

La elevación del colesterol en los niños puede obedecer a diferentes causas. Algunos heredan uno o más genes causantes del problema, por lo que se considera que padecen un defecto genético familiar.

Los hábitos dietéticos inadecuados, por sí solos o por interacción con alteraciones genéticas, pueden contribuir a la elevación del colesterol. Muchos médicos consideran que se debería determinar los niveles de colesterol en todos los niños, para detectar precozmente los casos de colesterol elevado. 

Síntomas del aumento de colesterol en la infancia

Se pueden establecer dos posibles causas

  • Causas ambientales: Dentro de las causas ambientales es importante destacar enfermedades como la obesidad y síndrome metabólico, como consecuencia de una alimentación excesiva en grasas e hidratos de carbono simples, combinada con la falta de ejercicio físico.
  • Causas genéticas: Las anomalías lipídicas de origen hereditario, constituyen un riesgo elevado de padecer enfermedades cardiovasculares. Es muy importante la detección de este tipo de enfermedades de origen genético en forma temprana, para reducir riesgos y complicaciones. 

    Estas causas interactúan entre sí, ya que los niños viven expuestos constantemente a la oferta de alimentos muy sabrosos pero ricos en grasas, carbohidratos simples y sodio, además de fomentar constantemente la vida sedentaria a partir de elementos tecnológicos como las computadoras personales y diversas consolas de juegos.

Cómo reducir el nivel de colesterol en la sangre

Para poder reducir los niveles de colesterol en sangre existen pautas dietéticas que se pueden tener en cuenta: 

  • El consumo de fibras vegetales es fundamental, en particular la fibra soluble ya que se une a las grasas y las elimina directamente a través de las heces. Este tipo de fibra se encuentra en las legumbres, glucomanano, goma guar, avena, cebada y frutas como la manzana. El salvado de avena y el arroz integral son los más recomendados para reducir el colesterol.
  • Las frutas, vegetales y cereales integrales en general deben consumirse a diario cuando de reducir el colesterol se trata.
  • Los zumos frescos a la hora de media mañana y merienda como tentempié, ayudan  también a reducir la grasa de la bilis lo cual baja el colesterol.
  • Se deben utilizar aceites vegetales prensados en frío y sin refinar, como el aceite de oliva, de soja, de onagra, borraja y de grosellero negro. Estos tres últimos, ricos en aceites esenciales, reducen los niveles de LDL y licuan la sangre.
  • El consumo de pescados azules como el salmón, las sardinas y el atún reducen el colesterol en sangre.
  • Los frutos secos consumidos con moderación y crudos también deben tenerse en cuenta.
  • No tomar bebidas con alto contenido de azucar y gas.
  • Moderar el consumo de café, ya que aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardíacas si se consume exageradamente.
  • Evitar el consumo de dulces, golosinas y chocolates.
  • Evitar las situaciones de estrés.
  • Intentar comer pescado de manera diaria y regular.
  • Ciertos medicamentos alteran la proporción entre las LDL y HDL.
  • Nunca calentar el aceite de oliva a más de 190ºC Consumirlo siempre en crudo.
  • No consumir comida rápida.

Aunque pueda parecer extraño, es posible que algunos niños puedan tener el colesterol elevado y tengan que ser puestos en tratamiento. Existen algunas evidencias científicas que indican que las enfermedades cardiovasculares que se suceden en edad adulta tienen como base una infancia con excesivo colesterol. 

Causas del aumento de colesterol en la infancia

Se pueden establecer dos posibles causas

  • Causas ambientales: Dentro de las causas ambientales es importante destacar enfermedades como la obesidad y síndrome metabólico, como consecuencia de una alimentación excesiva en grasas e hidratos de carbono simples, combinada con la falta de ejercicio físico.
  • Causas genéticas: Las anomalías lipídicas de origen hereditario, constituyen un riesgo elevado de padecer enfermedades cardiovasculares. Es muy importante la detección de este tipo de enfermedades de origen genético en forma temprana, para reducir riesgos y complicaciones.
  • Estas causas interactúan entre sí, ya que los niños viven expuestos constantemente a la oferta de alimentos muy sabrosos pero ricos en grasas, carbohidratos simples y sodio, además de fomentar constantemente la vida sedentaria a partir de elementos tecnológicos como las computadoras personales y diversas consolas de juegos.

Aunque pueda parecer extraño, es posible que algunos niños puedan tener el colesterol elevado y tengan que ser puestos en tratamiento. Existen algunas evidencias científicas que indican que las enfermedades cardiovasculares que se suceden en edad adulta tienen como base una infancia con excesivo colesterol.

En apariencia, el colesterol actúa desde el periodo neonatal como desencadenante del metabolismo hepático y como nutriente, es más, la leche de la mamá contiene ciertas cantidades de colesterol.

Leave a comment